Desde Área de Fisioterapia Jose Santos quiere recordar la importancia de inculcar a las/os niñas/os que incluyan en la su carta a SSMM los Reyes Magos “juguetes activos”, es decir, aquellos juegos o actividades de ocio que permiten al niño activar el metabolismo de su cuerpo, mejorar su desarrollo musculo-esquelético, y desarrollar valores sociales y la capacidad imaginativa a través del juego.

El juego en grupo es un gran factor de socialización. Probablemente, los amigos de la infancia a los que más recordamos sean los que conocimos en el patio del colegio corriendo detrás de un balón, jugando en el parque, etc. Sin embargo, los tiempos han cambiado y ahora en las grandes ciudades cada vez cuesta más ver niños jugando a la salida de clase.

Por esta razón, queremos sensibilizar a los niños, pero también a los padres, la sobre los beneficios de las actividades físicas y los deportes en grupo, invitándoles a que estas Navidades elijan regalos que fomenten estas actividades. 

Así, el exceso de actividades sedentarias a las que en la actualidad están sometidos la mayoría de los niños “va en contra del desarrollo saludable y equilibrado de su tono muscular y fomenta su acortamiento y falta de flexibilidad, con lo que los hace más vulnerables a sufrir lesiones”. Además, explica que los juegos sedentarios influyen también negativamente en el desarrollo de determinados valores sociales como el trabajo en equipo, el compartir, etc. 

Según estudios los niños madrileños de entre 6 y 8 años ven más de 9 horas semanales de televisión y dedican 2 horas y media a las videoconsolas. En este sentido, debemos animar a los padres a vigilar a nuestros hijos para limitar el tiempo que dedican a este tipo de ocio. 

Salvo durante el recreo y las clases de educación física, los niños pasan toda su jornada escolar sentados. Cuando esta termina, además, muchos de ellos realizan actividades complementarias como apoyo extraescolar como idiomas, música, etc. y al llegar a casa, hacen los deberes, ven la televisión y comen, de igual forma. Es decir, pasan la mayor parte de su día sentados. 

Ahí reside, la importancia de compensar estos periodos de inactividad con actividades que mejoren la condición física de los niños.  Es importante que se fomenten juegos y actividades que les obliguen a ejercitar su musculatura y a mejorar su capacidad cardiovascular y condición física, evitando así también la aparición, cada vez más temprana, del dolor de espalda infantil.

Con esto no queremos demonizar el uso de los dispositivos electrónicos, porque utilizados correctamente también aportan valores. Lo que queremos es evidenciar el frecuente mal uso, o abuso, que a veces realizan nuestros hijos, y recordar a los padres su obligación de establecer límites.

Además, en ocasiones, puede resultar difícil persuadir a sus hijos de que elijan juguetes activos. Un niño acostumbrado desde pequeño a entretenerse únicamente recibiendo imágenes del televisor u otro dispositivo electrónico, no tendrá interés en recibir “de repente” otro tipo de juguetes. 

Por eso es importante que los padres sepan educar a sus hijos también en este sentido, haciendo un trabajo previo a la fecha en la que reciben el regalo, fomentando en el niño determinados hábitos que le hagan desear juguetes saludables, y haciendo lo posible, además, para formar ellos mismos parte de ese entorno y sean partícipes de los juegos de sus hijos. 

¿Qué tipo de ‘videojuegos activos’, como los de las videoconsolas Wii o Kinect, pueden ayudar a los niños y jóvenes a hacer ejercicio?

Las formas y los hábitos de ocio cambian constantemente en nuestra sociedad, basándose en modas o tendencias según va avanzando la tecnología que nos rodea. 

En estos últimos años las marcas de videoconsolas han evolucionado para pasar de un jugador pasivo, sentado adoptando generalmente una mala postura y dependiente de la intensidad del juego, a un jugador como sujeto activo dentro de la trama, de tal manera que el personaje puede imitar a la perfección nuestros propios movimientos creando un situación virtual más real que implica que el jugado tenga que levantarse del sitio y moverse. 

En el mercado ya existen multitud de juegos que imitan diversas actividades deportivas y de ocio, como jugar a los bolos, jugar a los dardos, jugar al golf o hacer una carrera en un partido de rugby y sufrir un placaje sin consecuencias. 

Este tipo de actividades hay que considerarlas como ocio y nunca sustitutivo de una actividad deportiva, dado que solo estamos imitando gestos, y además, si no los hacemos de forma correcta, podemos llegar a lesionarnos al realizar movimientos bruscos, o incluso golpear al jugador que tenemos al lado, perder el equilibrio y caer, etc. 

¿Cómo se recomienda utilizar los juegos virtuales que implican movimiento, para que sean provechosos y no perjudiciales?

Aunque ya alguna marca de videoconsolas incorpora consejos previos en la pantalla antes de empezar el juego y al finalizar, todavía hace falta aportar más información al usuario para que se conciencie de que realice un buen uso; de que se prepare previamente, tanto a sí mismo, estirando y calentando, como para que adapte la zona de juego. 

Para evitar lesiones, se debe hacer pausas cada hora u hora y media, y dejar el juego en el momento adecuado. Se deben realizar estiramientos de la zonas más trabajadas para evitar problemas que pueden aparecer posteriormente como lumbalgias, tendinitis en hombros, codo o pulgares.

Además de regalarles “juguetes activos” ¿Qué pueden  hacer los padres para que sus hijos permanezcan activos y no ociosos durante las Fiestas, por ejemplo compartiendo o fomentando actividades?

Es recomendable que los padres con ayuda de nuestro entorno familiar si es posible, programemos convenientemente los periodos no lectivos de nuestros hijos con el fin de seguir activando su desarrollo y conocimiento, compartiendo tiempo con ellos y realizando actividades que no siempre es posible llevar a cabo, como pasear por el campo, aprender a conocer y comprender la naturaleza, hacerles participes de las calles e historia de nuestra ciudad, aprovechar para ver espectáculos para niños como teatro infantil, circo, etc.

Si a un niño, desde pequeño le acostumbramos a que tengas diversas alternativas de ocio que impliquen alguna actividad física adecuada a su edad, le resultará además de saludable, divertido. 

¿Cuáles son los juguetes que más fomentan el ejercicio físico y la actividad en grupo o al aire libre para los niños según su edad?

Todo depende de los gustos del niño pero sí es importante adecuar la intensidad de los juegos a su edad. Muchas escuelas deportivas comienzan a aceptar nuevas inscripciones a partir de 5 años, incluso antes, en algunos casos como el pre-deporte, etc. 

Por naturaleza, el niño varón desarrolla de  forma más rápida la potencia muscular en detrimento de la flexibilidad. En el caso de las niñas, pasa al contrario, son mucho más flexibles. Esto determina el tipo de lesiones que son más susceptibles de padecer a nivel musculo esquelético. Así, el varón sufre más lesiones tendinosas por esa falta de elasticidad y la mujer sufre más lesiones musculares, puesto que la sobrecarga mecánica se la lleva más el músculo que el tendón o ligamento, que al ser mucho más flexible, tiene más capacidad de soportar cargas. 

Lo importante es que el niño sea feliz, que se lo pase bien haciendo su deporte favorito y no auto exigirle demasiado. Ser profesional, vivir de la práctica deportiva para llegar a la élite es cada vez más complicado.  El joven deportista todavía está creciendo y hay que evitar que soporte grandes cargas de trabajo muscular que puedan provocarle lesiones en las inserciones miotendinosas en una estructura óseo que todavía no está del todo osificada. 

Hay deportes individuales que ayudan a desarrollar de manera armónica nuestro tono muscular como la natación; deportes que nos ayudan a aprender una disciplina como puede ser las artes marciales; o bien aquellos que fomentan el trabajo en equipo y donde los éxitos son gracias al esfuerzo colectivo.  

¿Qué tipo de juegos y actividades pueden fomentar los padres en sus hijos para que ejerciten sus músculos y mejoren su capacidad cardiovascular y condición física, a lo largo del año 2016?

Hay que tener en cuenta que, salvo durante la clase de actividad física, los niños pasan toda la jornada escolar sentados. Muchas de ellos, tras el día de escuela realizan actividades complementarias como apoyo extraescolar a sus estudios como idiomas, música, etc. y al llegar a casa, hacen los deberes, ven la televisión y comen, es decir, pasan la mayor parte de su día sentados. 

De ahí, la importancia de compensar estos periodo de inactividad con actividades que mejoren la condición física de nuestro hijos. A través del deporte, el niño puede aprender valores como constancia, disciplina, trabajo en equipo, entre otros. 

Por ello, debemos facilitar al niño el acceso a juegos y actividades físicas que puedan ser desarrollados al aire libre, si es posible en equipo e intentando que realicen además, un trabajo de compensación cuando practican deportes para los que sólo se utiliza un lado del cuerpo.

¿Cuáles son sus recomendaciones para el uso infantil y juvenil de los juegos de mesa tradicionales (barajas, parchís, ajedrez, rompecabezas, juegos de madera, etc.)?

Aunque a los juegos de mesa se juega sentando, ayudan en otros valores que también son necesarios para la educación del niño. Por ejemplo, se aprende a crear estrategias al pensar en las jugadas, ayuda a mejorar la capacidad de cálculo matemático, fomentan el desarrollo de la imaginación, la orientación espacial, afianzan conocimientos, etc.

Hay incluso algunos juegos de mesa que permiten al niño desarrollar su destreza manual, por ejemplo modelando con plastilina, dibujando objetos o situaciones, o nos descubren la capacidad de canto. 

Son actividades que fomentan la socialización, dado que en su gran mayoría requieren de dos jugadores o más, por lo que hay que ofrecérselo al niño, pero como complemento de otras actividades de ocio. 

¿Cuáles son sus recomendaciones para el uso infantil y juvenil de los denominados “juegos de pantalla” (para ordenador, PC de mesa, ordenador portátil, televisión o teléfono móvil)?

Según datos de la compañía Ofita, uno de cada cinco españoles sufre dolor crónico de espalda y el 80% de la población lo padece de forma esporádica. Además, asegura que cerca del 50% de las personas que desarrollan su actividad laboral en una oficina declara trabajar en posturas dolorosas o que provocan fatiga. 

El posible origen de estas dolencias es la mala adaptación del puesto de trabajo, lo que provoca que el trabajador adopte de forma constante y repetitiva, posturas que hacen que su columna vertebral pierda la alineación natural, originando dolor de cabeza, fatiga, y tensión muscular en hombros, cuello, espalda.

Situarnos de manera incorrecta frente al ordenador, hace que nuestros músculos estén contraídos ocho horas al día, y nuestro cuerpo realice un sobre esfuerzo innecesario. La higiene postural ayuda a prevenir dolores musculares, ya que reducen la carga que soporta la espalda durante las actividades diarias. 

Conocer cómo utilizar nuestro cuerpo correctamente mientras realizamos nuestra tarea diaria nos ayuda a que nuestro rendimiento laboral mejore, dado que todo nuestro esfuerzo se centra en la tarea que estamos realizando sin tener que estar cambiando de postura continuamente por estar tan incómodos. 

Es fundamental recordar la importancia de sentarse frente al ordenador con la espalda recta, sin tensar el cuello, con la parte superior de la pantalla a la altura de los ojos, los brazos doblados en ángulo recto y con una almohadilla que permita reposar la muñeca. Además, haciendo hincapié en que es importante evitar cruzar las piernas o los pies, lo menos posible, para evitar posibles lumbalgias y adormecimientos de los miembros.

Se debe utilizar un asiento con un tamaño que nos permita sentarnos con la zona glútea al fondo de la banqueta y apoyar los pies en el suelo. Incluso, se recomienda hacer uso de reposapiés que eleven las rodillas y relajar la zona lumbar. 

Por otra parte, cuando se utilicen dispositivos portátiles, se aconseja utilizar teclados inalámbricos que permitan situar la pantalla a la altura de los ojos y mantener la espalda recta y la cabeza erguida; utilizar una mochila o bandolera para su transporte (evitar los maletines) y prestar atención al recalentamiento, si se utiliza de manera prolongada. 

Para las tabletas, es preferible utilizar soportes de sujeción si se usan para leer, teclado portátil para escribir, y evitar las posturas incorrectas durante el juego.  En cuanto a los teléfonos móviles, recomiendan no sujetarlo con el hombro mientras se habla, y utilizar auriculares si se tienen que manipular otros objetos o escribir mientras se habla. 

Hay que tener en cuento el sobresfuerzo al que se puede ver sometida tanto la zona cervical, como el pulgar al escribir de forma prolongada a través de las pantallas tácticas de los dispositivos móviles. 

En cuanto al uso videoconsolas (2 horas máximo al día) y que se debe descansar 10 minutos, por cada hora de juego. Además, si se trata de juegos deportivos, aconsejan calentar y estirar antes y después del ejercicio, y elegir el juego en función de las edades y el estado físico de los jugadores.